Cronología de Martí

Anterior a su nacimiento

1853

1854

1855

1856

1857

1858

1859

1860

1861
1862 1863 1864
1865 1866 1867
1868 1869 1870
1871 1872 1873
1874 1875 1876
1877 1878 1879
1880 1881 1882
1883 1884 1885
1886 1887 1888
1889 1890 1891
1892 1893 1894
1895  
Posterior a su muerte

REGRESAR

 

CRONOLOGÍA DE MARTÍ

Martí y su entorno familiar, político y social 1895

CONTEXTO

Cuba: 
Las inversiones norteamericanas llegan a los 50 millones de dólares. 
24/02 Grito de Baire. Inicio de la nueva guerra, con numerosos alzamientos. En ese momento la Gran Logia de la Isla de Cuba cuenta con 35 logias y unos 1.300 masones. El General Callejas, Gobernador de Cuba, suspende los trabajos masónicos. Recesan todas las logias, excepto  "Padilla". 
5/04 Fallece Guillermo (Guillermón) Moncada, mayor General del Ejercito Libertador, uno de los hombres más destacados de las luchas independentistas cubanas.
Canarias: 
Nueva logia en el Puerto de La Luz de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria: “Luz Marítima”. 
8/08 Se funda, en Santa Cruz de Tenerife, la logia “Añaza”.

Fecha 

Hechos / acontecimientos 

Enero

2 Va a Boston, donde se encuentra anclado el “Baracoa”.

10 Es delatado el objetivo "de los dos únicos barcos que en New York conocían"

11 Decide enviar el Lagonda a Costa Rica, en sustitución del Amadís. Se difunden rumores acerca de que el Lagonda transportaba contrabando, o que estaba vinculado a una expedición armada. Sólo las acciones de Nathaniel B. Borden -propietario del muelle donde se halla la embarcación- impiden que se compruebe la verdad.

12 En horas de la tarde, próximo a zarpar, el yate es objeto de un nuevo registro y se procede a su detención por orden del Secretario de Hacienda.   Quedan arrestados el capitán y algunos miembros de la tripulación, no así los pasajeros Manuel Mantilla y Patricio Corona, encargados por Martí, respectivamente, de viabilizar la operación en Centroamérica y de llevar el dinero que necesitaba el general Maceo en aquellos momentos.

13 Se reúne con varios de sus colaboradores en el Hotel Travellers, de Jacksonville, donde reside.  Analizan la situación y deciden continuar la tarea emprendida, para lo cual es necesario comunicarse con los revolucionarios de la Isla y proceder legalmente a fin de recuperar las armas incautadas.  

14 Se oculta en la casa del doctor Ramón L. Miranda, en la calle 64 no. 116 Oeste.  Informa telegráficamente al general Gómez la imposibilidad de realizar lo planeado y  que próximamente irá a Montecristi.  Son embargadas las aproximadamente ciento treinta cajas que se encuentran en el almacén de N. Borden, las cuales contienen material bélico para unos seiscientos hombres.

18 Se suspende la orden de detención que retenía al Lagonda, y las autoridades aduanales devuelven a Borden las cajas ocupadas en las bodegas del barco.  Pero continúan embargadas las que fueron halladas en el almacén del comerciante floridano.

19 Informa al general Antonio Maceo los últimos acontecimientos y le propone que organice su expedición, para lo cual le enviaría dos mil pesos.

25 Se le comunica la suspensión del embargo del armamento que se halla en el almacén de Borden; no obstante, al propio tiempo conoce que las cajas han quedado retenidas con el pretexto de garantizar el pago de una reclamación presentada por el dueño del Amadís, quien demanda a los fletadores por violación de contrato.

28 Cumple cuarenta y dos años.  Lo visitan sus amistades más cercanas en la casa del doctor Ramón L. Miranda, donde se oculta de los agentes españoles y yanquis que tratan de localizarlo.

29 Junto con el comandante Enrique Collazo y el coronel José María (Mayía) Rodríguez valora las últimas noticias, informes y comunicaciones recibidas de Cuba, y resuelven dar la orden para el alzamiento.  Redacta el documento que firma Rodríguez "con autoridad y poder expresos del General en Jefe".  Se hacen copias para los generales Guillermo (Guillermón) Moncada, radicado en Santiago de Cuba; Bartolomé Masó, quien vive en Manzanillo; Francisco Carrillo, localizado en Remedios, así como para Salvador Cisneros, veterano con arraigo en Camagüey, y Juan Gualberto Gómez, representante del Delegado en La Habana.

30 Parte de Nueva York en el vapor Athos acompañado por Collazo, Rodríguez y Manuel Mantilla.  Deja listas para su envío numerosas cartas, una de ellas dirigida al general Antonio Maceo, a quien reitera la proposición hecha el día 19.

Febrero

3 Se hallan, de paso, en Fortune Island, adonde habían llegado la noche anterior.  Continúan el viaje al siguiente día.

6 Llegan a Cabo Haitiano, donde recibe dos mil pesos.  Al oscurecer embarcan rumbo a Montecristi.

7 Son recibidos por Gómez, a quien informan los detalles del revés sufrido.  Deliberan sobre los siguientes pasos a emprender, y determinan pasar a la Vega, a fin de entrevistarse con Eleuterio Hatton.  Mayía Rodríguez, cumpliendo órdenes del General, se encamina hacia Santo Domingo, la capital.

14 Llegan a La Reforma.  Se trasladan hacia Santiago de los Caballeros, adonde llegan entrada la noche.  Se alojan en la casa del médico cubano Nicolás Ramírez.

19 Se halla con sus compañeros de viaje en Santiago de los Caballeros, donde pernoctan en la casa de Nicolás Ramírez.  Valora la posibilidad de emprender un viaje hasta la capital con el objetivo de distraer la atención de los agentes que los vigilan desde su arribo a tierra dominicana.

24 Llegan a Montecristi.  Tratan de conseguir una goleta para la expedición.  Se ocupan infructuosamente en gestionar la partida de Collazo y Manuel Mantilla hacia Nueva York.

26 Reciben la noticia del levantamiento armado en Cuba.  Le comunica al general Antonio Maceo la imposibilidad de reunir los cinco mil pesos oro que solicita, y que sólo puede enviarle los dos mil prometidos anteriormente; por esta razón, concluye, decide que ambos dejen a Flor Crombet la responsabilidad de la expedición que partiría desde Costa Rica.  Máximo Gómez ratifica al antiguo compañero de luchas su coincidencia con esta medida.  En reunión de los jefes con sus más cercanos colaboradores se acuerda que regrese a Nueva York para continuar los trabajos con las emigraciones, disposición que sólo acata, luego de extensa discusión, en aras de mantener la disciplina y la unidad.

Marzo

1 Parte a caballo hacia Dajabón en compañía de Francisco (Panchito) Gómez Toro.

2 Continúa el viaje junto con un guía.

3 Llega a Cabo Haitiano, después de hacer escala en Petit Trou, en horas de la tarde.  Expone a Ulpiano Dellundé la necesidad de conseguir armas para la expedición, y éste se compromete a enviarle cuantas reúna.

4 De noche, en lancha, embarca hacia Montecristi, adonde llega en las primeras horas del día siguiente.

9 El Listín Diario, periódico de la capital, publica un suelto que reproduce párrafos de The York Herald en los que se expresa que él y Máximo Gómez están en Cuba.  Valora la repercusión que tendría esta noticia y argumenta con fuerza irrebatible el criterio de que su presencia en Cuba constituye una necesidad política, razonamiento que sus futuros compañeros de expedición se vieron obligados a aceptar.

12 Solicita a Dellundé el envío de las armas y el parque reunidos en Cabo Haitiano.

18 En compañía del General Gómez, organiza un nuevo proyecto expedicionario: compran la goleta Mary John a J. Poloney, comisionista de Montecristi, quien promete emplear al capitán y al contramaestre, los que harían el viaje hasta Cuba.

25 Escribe cartas de despedida dirigidas a la madre,  a Carmen y María Mantilla, a Gonzalo de Quesada, a Federico Enríquez y Carvajal, y a Benjamín Guerra.  Los marinos que debía contratar Poloney comunican que la tripulación se niega a realizar la travesía. Cerrada aquélla vía y sin un nuevo plan inmediato se entrega, de común acuerdo con el General en Jefe, Máximo Gómez, a la redacción del documento que ha pasado a la historia con el nombre de Manifiesto de Montecristi 

30 Compran la goleta de John Bastian, quien se compromete a llevarlos a tierra cubana.

Abril

1 Escribe carta a su hijo
- Escribe a Gonzalo de Quesada su "Testamento Literario"
- Parte de Montecristi en la goleta Brothers junto con Gómez, Francisco Borrero, Ángel Guerra, Cesar Salas y Marcos del Rosario.  Este día llega a Cuba la goleta Honor, que conduce la expedición al mando de Crombet. Al pisar tierra, el general Maceo asume la jefatura del pequeño contingente.

2 Arriban a Gran Inagua en horas de la noche.

3 Evita un registro minucioso que se proponían hacer las autoridades del puerto y logra que los revólveres que portan los expedicionarios sean considerados como efectos personales.  Bastian, quien había bajado a tierra horas antes, les comunica que dos de los tres marinos se han negado a continuar el viaje

4 CargueroNordstrand.jpg (18577 bytes) Hace gestiones, pero no consigue enrolar a nadie.  Logra que Bastian devuelva casi la totalidad del dinero cobrado.  En horas de la tarde Barbes, cónsul de Haití en Gran Inagua y simpatizante de la causa cubana, lo presenta a Heinrich J. Th. Löwe, capitán del carguero alemán Nordstrand, a quien el Delegado trata de convencer para que los tome como pasajeros y los desembarque cerca de Maisí cuando el vapor hiciera la travesía desde Cabo Haitiano a Puerto Antonio, Jamaica.  Luego de la negativa inicial, y tras conocer que el marino simpatiza con los luchadores contra el colonialismo español, decide revelar a Löwe la trascendencia del servicio que le solicita y, además, le ofrece quinientos pesos como recompensa por los riesgos y para asegurar el silencio acerca de la operación. Sin embargo, en el folleto La expedición Gómez-Martí, el Dr. Bernardo Gómez Toro, hijo del Generalísimo Máximo Gómez, brinda información precisa que permite establecer que fue la condición de masones de Martí y Gómez lo que indujo a Löwe a transportarlos hasta las costas cubanas (ver en Martí en el Recuerdo, Bernardo Gómez Toro "La Famosa Expedición Gómez-Martí. Un eslabón perdido en su cadena de vicisitudes"). Son aceptados como viajeros semiclandestinos.

5 Abordan el Nordstrand provistos de pasaportes con nombres falsos, documentos que les facilitara el cónsul de Haití.

6 Desembarca junto con sus acompañantes en Cabo haitiano después del mediodía. Se hospeda en la casa de Dellundé;

9 Se traslada de nuevo a la embarcación.
- Lleva fecha de este día una carta a María Mantilla

10 Parten de Cabo Haitiano a las dos de la tarde con destino a Inagua. Durante la travesía conocen que un buque de guerra inglés los busca, por lo que Löwe desvía su barco de la ruta habitual y se aproxima en la madrugada a la Isla, sin ser advertido, con el fin de comprobar si aquella nave continuaba el acoso.

11 Atracan en el puerto de Matheu Town, capital de Inagua, en horas de la madrugada.  Barbes se une a sus amigos, a quienes informa que el navío británico que los persigue zarpó rumbo a Cabo Haitiano, donde suponían se hallaba el Nordstrand.  Como última fase de los preparativos del pequeño grupo izan un bote, comprado anteriormente, hasta la cubierta del vapor.  A pesar de la actuación sigilosa del grupo expedicionario, el cónsul norteamericano radicado allí conoce de su presencia y lo comunica a las autoridades inglesas que, desde Nassau, envían el cañonero Partridge con la misión de apresarlos; pero el Nordstrand leva anclas a las diez de la mañana y parte hacia Puerto Antonio, Jamaica, desviándose de la ruta con el doble objetivo de alejarse de un posible encuentro con el navío que los busca y de esperar la protectora oscuridad de la noche.  
A las ocho se encuentra aproximadamente a una milla de la costa sur de Oriente. En medio de un torrencial aguacero bajan el bote y lo abordan.
Reman desesperadamente; pierden el timón y, tras muchos esfuerzos, después de las diez de la noche, llegan a La Playita, punto cercano a Cajobabo, municipio de Baracoa.  Cada uno toma un arma y dos mil cápsulas, así como sus mochilas y demás equipos.  Se internan en el monte y caminan hasta las afueras del poblado.   Duermen en el suelo, cerca de un bohío.

12 En horas de la madrugada tocan a la puerta de la vivienda. Después de las vacilaciones iniciales, el general Gómez es reconocido y les dispensan una magnifica acogida.  Habían llegado a la casa del cubano Gonzalo Leyva.   Con los primeros claros, un jovencito llamado Secundino los guía hasta un sitio conocido como la cueva de Juan Ramírez, en realidad un repecho a modo de alero natural, a la que el viejo mambí bautiza como "el templo", donde pasan la noche. Gómez escribe a un soldado de la guerra anterior pidiéndole ayuda.

13 Casi al mediodía llega Secundino con el hermano del soldado a quien Gómez escribiera.  El antiguo compañero de armas les envía comida y les ofrece un práctico, que llega a las cuatro de la tarde, y media hora después se les incorporan dos soldados de la tropa del comandante Félix Ruenes con la misión de ponerse a las órdenes de los expedicionarios.  Con estos combatientes, el general envía un mensaje a su jefe, citándolo para el próximo día en Vega Batea.  Pasan otra noche en la cueva.

14marti_20.jpg (28988 bytes) A las cinco de la mañana abandonan el refugio y caminan por el río Tacre y por escarpadas montañas hasta el Sao de Nejesial, donde se les unen varios miembros de las fuerzas mambisas. Avanzan hasta el rancho de Miguel Aguirre, conocido por el apodo de Tavera, en Vega Batea, adonde poco después llega el comandante Ruenes con sus hombres. El Delegado y el General en Jefe hablan a la tropa. Allí pasan la noche.

15 Escribe su primera carta desde tierra insurrecta, dirigida a Benjamín Guerra y Gonzalo de Quesada (la que concluye al día siguiente). Al caer la tarde, el general Gómez, con Borrero, Guerra y Ruenes se reúnen en una cañada cercana. "A poco sube, llamándome, Ángel Guerra, con el rostro feliz.   Era que Gómez, como General en Jefe, había acordado, en consejo de Jefes, a la vez que reconocerme en la guerra como Delegado del Partido Revolucionario, nombrarme, en atención a mis servicios y a la opinión unánime que lo rodea, Mayor General del Ejército Libertador"

16 Marchan loma arriba hasta El Jobo. Acampan en la casa de José Pineda. M Gómez escribe a Gonzalo de Quesada: "Tu recuerdo me sigue, ya ves que cumplo tu encargo y más de una vez, jadeantes, fatigados, trepando la escarpada sierra te he recordado con Martí. Este veterano de la tribuna lo está haciendo aquí ahora con la misma fuerza y valentía. La prueba ha sido dura, pero no ha cedido él ni un punto a los que de viejo sabíamos quebrar las montañas y dominar la sed y el cansancio. Todos queremos a tu Maestro como él se merece que lo quieran y lo cuidemos". Martí, por su parte, escribe una carta dirigida con destinatario A... "Es muy grande mi felicidad: sin ilusión alguna de mis sentidos ni pensamiento excesivo en mi propio, ni alegría egoísta y pueril, puedo decir que llegué al fin a mi plena naturaleza; que el honor que en mis paisanos veo, en la naturaleza a que nuestro valor nos da derecho, me embriaga de dicha, con dulce embriaguez. Sólo la luz es comparable a mi felicidad. ...¡Ah! si me vieran por esos caminos contento y bien cargado con mi rifle al hombro, mi machete y revólver en la cintura, a un hombro una cartera con cien cápsulas, al otro, en un gran tubo, los mapas de Cuba, y a la espalda mi mochila con sus dos arrobas de medicinas y ropa y hamaca y frazada y libros".

17 Permanecen en el lugar, en espera de algunos prácticos.

18 Se despiden de Ruenes y el grueso de sus soldados, quienes parten de operaciones a fin de distraer al enemigo por sitios alejados de la ruta de los expedicionarios.  Acompañados por seis solados de la guerrilla baracoense cruzan varias veces el río Jobo y suben la loma de Pavano, una de las más altas de la región. Luego de atravesar otras alturas, bajan hasta Palmarito, donde acampan en un claro que abren con sus machetes.

19 Emprenden la marcha a las cinco de la mañana. Penetran en la zona llamada de los Carderos y llegan a la casa de Ángel Castro, donde descansan. Continúan la marcha a las dos de la tarde. A una legua de Imías cambian los prácticos y siguen por el camino del Palenque hasta el río Guayabo, en cuyas orillas pasan la noche.

20 A las tres de la madrugada, alumbrándose con velas, comienzan la jornada del día. Anota en su Diario: "Un montero trae de Imías la noticia de que han salido a perseguirnos por el Jobo". Siguen hasta Palenque, donde acampan en espera de un práctico.

21 Caminan hasta la zona de San Antonio, jurisdicción de Guantánamo.  Conocen la noticia de la muerte del general Flor Crombet, herido el día 10 en un encuentro con uno de los grupos enemigos que perseguían a los expedicionarios de la goleta Honor. Acampan a la orilla del río Sabanalamar.

22 Reciben noticias inquietantes acerca del movimiento de tropas españolas y de guerrilleros a su servicio, quienes les siguen el rastro.

23 Se desplazan por los montes al norte de San Antonio y se detienen en las Cabezadas de Jiguato.

24 Se encaminan hasta el lugar conocido como Cabezadas de Yuraguana, donde pasan la noche. En las anotaciones del día expresa: "Se siente el peligro. Desde el Palenque nos van siguiendo de cerca las huellas".

25 Se adentra en la región de Guantánamo, en compañía del General y el pequeño grupo, y llegan a la zona de Arroyo Hondo, donde se escucha ruido de combate: José Maceo y sus hombres se baten con el enemigo que, derrotado, se retira.   Poco después, los dirigentes revolucionarios son agasajados por el jefe oriental y sus victoriosos soldados.  Les entregan caballos, de los que han carecido desde el desembarco.  El general José le obsequia el corcel bayo claro, casi blanco, que utiliza durante el resto de sus días mambises.  A las cinco de la tarde prosiguen la ruta hasta las doce de la noche, cuando descansan en las márgenes del río Jaibo. Cura heridos.

26 Marchan hasta Yguanábana, donde acampan a las once de la mañana.   Escribe al general Antonio Maceo, quien se halla cerca, con el fin de concertar una entrevista, que no llega a realizarse en esta ocasión.

27 Parten hacia Vuelta Corta, campamento de tropas cubanas en la zona de Filipinas. Una vez instalados en el lugar se dedican al trabajo organizativo del territorio.

28 Arenga a la tropa formada, a la que también habla el general Gómez.  Prosigue las labores preparatorias de la Asamblea de Representantes que elegiría al gobierno, para la que convoca mediante circulares.

29-30 Por el camino de Filipinas llegan hasta Aguacate.  Pasan la noche en la casa de Luciano García.

Mayo

1 Por el camino de Filipinas llegan hasta Aguacate.  Pasan la noche en la casa de Luciano García.

2 Temprano, emprenden la marcha, y sólo se detienen a descansar en el cafetal Kentucky.  Ya entrada la noche llegan a la finca Leonor, donde se les une el corresponsal del periódico The New York Herald, George Eugene Bryson.  Luego de entrevistarse con este comienza a redactar la carta manifiesto para el diario estadounidense.

3 Se desplazan hasta la finca Las Mercedes, en Jarahueca.   Termina el documento dirigido al director del periódico neoyorquino y lo firma conjuntamente con el general Gómez. Este decide continuar la marcha hacia Camagüey y dejarle instrucciones por escrito a Maceo, a quien aún no han podido ver.

4 Contesta una comunicación del general Antonio Maceo, quien los cita para Buebuey. Parte el corresponsal Bryson. El bandolero Masabó es fusilado, luego de habérsele juzgado por un consejo de guerra.

5 marti_17.jpg (31866 bytes) Avanzan por el camino de Zamora para ir a reunirse con Maceo; éste les sale al encuentro y, con el pretexto de estar en operaciones, no los conduce al campamento donde se hallan sus fuerzas (unos dos mil hombres) sino al demolido ingeniomarti_19.jpg (30740 bytes) La Mejorana, donde se reúnen. Se presume que en la entrevista se trataron tres temas fundamentales: 1.- El momento oportuno de realizar la invasión a Occidente; 2.- La distribución de los mandos del ejército; y 3.- Las características del gobierno que debía formarse y el modo de elegir los delegados a la asamblea que se efectuaría para constituirlo. La decisión de convocar esta asamblea, compartida plenamente por Martí y Gómez, no parece adecuada a Maceo, que considera prematura la formación de un gobierno y es partidario de que la dirección la ejerza una Junta de Generales con mando y una Secretaría General subordinada a esta. Tal estructura es rechazada por Martí, quien insiste en deponer su autoridad sólo ante la Asamblea de Representantes. Finalmente, Maceo acata los criterios de Martí y Gómez y decide enviar cuatro delegados por la provincia bajo su mando, pero expresa, según recoge Martí en su Diario, que "serán gentes que no me las pueda enredar allá el doctor Martí" (ver en Martí, Periodista "De Cabo Haitiano a Dos Ríos", página 2). Alrededor de las cuatro de la tarde, Maceo conduce a Gómez y a Martí hasta los límites de su campamento, donde los deja con una pequeña escolta.

6 Continúa la marcha al lado del recio veterano y, casualmente, se encuentran con una avanzada de las fuerzas de Maceo, la que los invita a entrar al campamento, donde son recibidos con gran entusiasmo por la tropa.  El general Antonio se disculpa, y sostienen una cordial entrevista.  Dos horas después continúan la ruta hasta Jagua, donde pernoctan.

7 Parten por el camino de Barajagua, atraviesan las sabanas de Pinalito y Río hasta la de Hato Enmedio, donde se encuentra el campamento del general Quintín Banderas, quien los recibe con la tropa formada.

8 Se trasladan a otro alojamiento situado en una altura vecina. Despachan correspondencia y circulares a los jefes, y personas prominentes de Holguín, hacia donde parte el coronel Ángel Guerra, nombrado jefe de operaciones de ese territorio, quien los acompañaba desde Montecristi.

9 Se despiden de Banderas y parten con una pequeña escolta. Pasan cerca de Mangos de Baraguá. Cruzan el Cauto. Los alcanza un pelotón mambí encabezado por el general José Miró, uno de los jefes en la zona de Holguín, que ha ido a conocerlos.  Continúan juntos hasta Altagracia.  Pasan la noche en la casa de Manuel Venero.

10 Marchan hasta Travesía, donde pasan el día dictando órdenes e instrucciones a los jefes. Esperan noticias del general Bartolomé Masó.

11 Trasladan el campamento hacia un lugar menos fangoso.  Miró y sus acompañantes se dirigen a su zona de operaciones.

12 Parten hacia la Jatía. Por la mañana hacen un alto en la casa de Rosalío Pacheco. Atraviesan la zona denominada Boca de los Dos Ríos, cruzan el Contramaestre y pasan por la finca La Vuelta Grande. De La Jatía sale una comisión para averiguar el paradero de Masó, a quien envía una misiva. Suscribe junto con Gómez una circular dirigida a los jefes y oficiales de la comarca de Jiguaní, en la cual ordenan prohibir el paso de alimentos para el enemigo.

13 Retroceden hacia la zona de Dos Ríos. Después de pasar por los potreros recorridos el día anterior, acampan en los ranchos abandonados de Rafael Pacheco. Esperan al general Masó, quien ya ha sido localizado.

14 Redacta instrucciones para los jefes y oficiales.

15 Escribe a Masó, lo que también hace Gómez, y le reitera la urgencia de verlo antes de proseguir hacia Camagüey.

16 Continúa en el campamento, donde escribe, lee y conversa con los soldados. El General ha salido a inspeccionar los alrededores.

17 Se queda al frente del campamento, pues Gómez parte a hostilizar un convoy enemigo. Trabaja con los escribientes, quienes hacen copias de la circular titulada Instrucciones a los jefes y oficiales.

18 Comienza la conocida como su testamento político, carta a Manuel Mercado

19 Notifica al General en Jefe que la noche anterior había llegado Masó, quien, para dar descanso a la caballería, había continuado la marcha hasta la finca La Vuelta Grande, donde acampó.  Se dirige hacia este sitio y allí lo espera.   Gómez se les une poco después de las doce del día y en medio de gran entusiasmo los tres jefes arengan a la tropa.
Mientras, el coronel José Ximénez de Sandoval, al mando de una columna de más de seiscientos hombres, recibe informes sobre la presencia de fuerzas cubanas en la zona de Dos Ríos, hacia donde se encamina, confiado en la superioridad numérica y de armamento a su disposición.  Después del paso de Limones, la extrema vanguardia detiene al campesino Carlos Chacón, quien se acobarda y traiciona a los mambises: declara que recibió dinero para adquirir artículos y comestibles, y además sirve de guía a Ximénez de Sandoval.  La tropa española avanza hasta Las Bijas, en el centro de los potreros de Boca de los Dos Ríos, donde se despliega estratégicamente y ocupa los posibles pasos de acceso y los flancos.
Una patrulla mambisa detecta al enemigo y avisa al campamento de Vuelta Grande.   Gómez ordena montar y dice a Masó que lo siga con su gente.  Se forma un grupo de vanguardia que cubre al galope los aproximadamente dos kilómetros que los separan del río Contramaestre.  Al llegar a este, aunque está crecido, lo cruzan y, en la ribera opuesta, chocan con una avanzada enemiga de unos cuarenta hombres, la mayoría de los cuales cae en combate.  Hacen dos prisioneros.  El resto del contingente mambí continúa venciendo el obstáculo natural.  Gómez ordena a Paquito Borrero cargar por el flanco derecho, mientras él lo hace por el izquierdo, pero las descargas cerradas de la fusilería española impiden el avance del General en jefe, quien intenta reorganizar sus hombres para volver a la carga.   El combate se desarrolla por más de treinta minutos, pero se evidencia la falta de unidad y plan, por lo que el experimentado veterano ordena la retirada. 
marti_23.jpg (34218 bytes) Antes de emprender la acción, el General había ordenado a Martí que permaneciera a la zaga; no obstante, este continúa la marcha al lado de Masó y dos de sus ayudantes, los hermanos Doimeadiós y Ángel de la Guardia.  Junto con este último, el Maestro realiza un movimiento que los aproxima a una escuadra española oculta por la alta hierba.  Revólveres en mano, ambos patriotas avanzan, sin percatarse del peligro, hacia los emboscados, que disparan cuando los tienen cerca.  El Delegado cae de su caballo, herido por tres disparos que ponen fin a su vida.
Ángel de la Guardia escapa ileso, aunque su caballo resulta herido.   Cuando logra salir del lugar donde los sorprendieron, ya una parte de las fuerzas cubanas se está retirando y el joven mambí se encuentra con Gómez, a quien comunica que el Maestro ha quedado herido en el terreno.  El General se lanza hacia donde supone que encontrará a su compañero, pero las descargas del enemigo lo obligan a detenerse y retroceder hasta juntarse con el general Masó, a quien ordena acelerar la retirada de la línea de ataque emprendida.
Una patrulla española encuentra el cadáver.  Los papeles y el dinero que hallan en sus ropas les indican que se trata de una persona relevante, por lo que avisan a su jefe.  Este ordena el traslado del cuerpo hasta donde lo identifica el capitán Enrique Satué, oficial que conocía al dirigente revolucionario desde su estancia en Santo Domingo.  Luego de atar el cadáver al lomo de un caballo, la columna se pone en camino.

  1

[Hide Window]
This page is an archived page courtesy of the geocities archive project 
Report this page
[Close Window]

Hi, from the team at www.geocitiesarchive.com

We apologise for the interruption but can you

We need your help spreading the word about the geocities archive.

Please use the social links to the left and if possible add a link to https://www.geocitiesarchive.org from your blog or website.

Thank you :)