La Página de Orestes 

WEBS

José Martí
Información y Comunicación

1


El Arte de la Comunicación

Un olvido inexplicable

  El pasado mes de junio de 2005 se celebró en La Habana el “Encuentro Internacional contra el Terrorismo, por la Verdad y la Justicia”. Tal evento fue ignorado casi totalmente por la gran prensa y por los otros "medios de información". Era lógico: se denunciaba el "otro terrorismo" y ya es bien sabido el doble rasero que utilizan, tanto los Estados Unidos y sus seguidores en el mundo occidental, como esos medios que, a escala internacional, como diría Salim Lamrani "avalan, asimilan y aplican la doctrina del buen y del mal terrorista”.  Era, además, la confirmación de lo que el periodista Pascual Serrano, denomina "el terrorismo del silencio".

  Lo que sí no me parece tan lógico es que en tal encuentro, donde se puso al descubierto la ingerencia de los Estados Unidos de América en el denominado "Plan Cóndor" y en otras mil actividades estrechamente vinculadas con el terrorismo de Estado, no se hiciera ninguna mención a un antecedente bien ilustrativo de lo que esa ingerencia significó en Cuba antes del triunfo de la Revolución el 1 de enero de 1959: el Buró de Represión de Actividades Comunistas (BRAC) el que, al igual que los demás cuerpos represivos de la dictadura de Fulgencio Batista, especialmente los órganos de seguridad, se encontraba estrechamente vinculado al órgano de espionaje internacional norteamericano: la CIA.

  Fundado el 3 de mayo de 1955, los antecedentes del BRAC se remontan al año 1942, cuando el 21 de marzo de aquel año se creó el entonces denominado Servicio de Investigación de las Actividades Enemigas, que bajo la jefatura de su primer jefe, el entonces Capitán Mariano Faget -desde entonces agente de los servicios secretos norteamericanos- se declaraba "organizado para cooperar en la defensa continental y para prevenir actividades contrarias a los regímenes democráticos por nacionales o extranjeros".

  La Agencia Central de Inteligencia y su director, Allen Dulles, quien viajó a La Habana en Abril de 1955 y se reunió con el General Fulgencio Batista para coordinar "la ayuda", que incluía preparar al personal cubano, participaron activamente en la organización y posteriores actividades del BRAC.

  El 15 de julio de 1955, Dulles envió al tirano Batista la carta siguiente:

AGENCIA CENTRAL DE INTELIGENCIA
WASHINGTON D. C.
OFICINA DEL DIRECTOR
15 de julio de 1955

Su excelencia Gral. Fulgencio Batista Zaldívar
Presidente de la República de Cuba
Habana, Cuba.

Estimado señor Presidente:

Recuerdo con gran placer nuestra reunión celebrada durante mi viaje a La Habana el pasado abril. Para mí fue un gran honor el haber tenido la experiencia de tan placentera e interesante visita a Ud.

La creación por el Gobierno cubano del "Buró de Represión de Actividades Comunistas" es un gran paso adelante en la causa de la Libertad. Me siento honrado que su gobierno haya acordado el permitir a esta Agencia, la asistencia en el adiestramiento de algunos de los oficiales de esta importante organización.

Como Ud. podrá recordar, en nuestras conversaciones del pasado abril, yo establecí que esta Agencia se sentiría honrada en ayudar en el adiestramiento del personal que Ud. enviaría como lo deseara. Tengo entendido que el general Martín Díaz Tamayo dirigirá las actividades del BRAC y será responsable de su organización. En este caso me gustaría sugerir que pudiera ser conveniente al General Díaz Tamayo venir a Washington en un futuro cercano, de tal manera, que nosotros pudiéramos discutir con él algunas de las técnicas usadas para combatir las actividades del Comunismo Internacional. Estoy seguro que sería útil intercambiar opiniones con el General Díaz Tamayo, como un adelanto al grupo de sus subordinados, que vendrán aquí para entrenarse. El material que ofreceremos al General puede ser una considerable ayuda en su tarea de organizar el BRAC, y para indicarle el tipo de oficial que él debe preferir al seleccionarlos para el entrenamiento.

En vista del interés que el Ministro de Estado, Dr. Carlos Saladrigas, expresó por este asunto, me estoy tomando, la libertad de escribirle hoy, resaltándole las ideas contenidas en esta carta. Yo le sugeriré, si le es aceptable a Ud. y a su gobierno, que extienda una invitación en mi nombre, al General Díaz Tamayo para venir a Washington por aproximadamente dos semanas, preferiblemente comenzando el lro. de agosto.

Confío que esto será con su aprobación. Permítame decirle de nuevo, señor Presidente, qué gran honor y placer ha sido el reunirme y conversar con Ud., y confío estaremos en una posición para ayudarle a Ud. y a su país en nuestro mutuo esfuerzo contra los enemigos de la Libertad.

Acepte, por favor, señor Presidente, la declaración renovada de mi más alta y distinguida consideración. 

Sinceramente,
ALLEN DULLES
Director

 Fue así como el imperio enseñó a sus subordinados cubanos a seleccionar el personal para su incorporación a las actividades represivas y junto a ello, sus métodos para la "lucha contra el comunismo", ensayo general de la actual "lucha contra el terror".

Las Palmas de Gran Canaria

Orestes Martí
http://es.geocities.com/orestes_marti

 

[Hide Window]
This page is an archived page courtesy of the geocities archive project 
Report this page
[Close Window]

Hi, from the team at www.geocitiesarchive.com

We apologise for the interruption but can you

We need your help spreading the word about the geocities archive.

Please use the social links to the left and if possible add a link to https://www.geocitiesarchive.org from your blog or website.

Thank you :)